Quias… ¿qué?

Quiasma óptico.          
El nervio óptico se cruza hacia atrás, por la órbita, para dirigirse al cerebro. En este punto, intercambia fibras con el nervio contralateral.

Ese cruce tan ‘especial’ es el quiasma óptico

Una vez abandona el quiasma, las fibras nerviosas (en este tramo se llaman cintillas ópticas) siguen su camino hacia atrás, llegando a los cuerpos geniculados.  A partir de estos, vuelven a salir las fibras hacia la parte posterior del cerebro, y forman un haz más amplio denominado radiaciones ópticas, que buscan en la zona occipital (en la zona póstero-inferior) del cerebro las áreas corticales de la visión, donde los impulsos eléctricos son descodificados e interpretados.  

Muchas Gracias! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s