Amaurosis

amaurosis.

(Del gr. ἀμαύρωσις, oscurecimiento).

1. f. Med. Privación total de la vista, ocasionada por lesión en la retina, en el nervio óptico o en el encéfalo, sin más señal exterior en los ojos que una inmovilidad constante del iris.

Esto es lo que dice la R.A.E. que es la amaurosis, aunque en realidad lo que significan es que no ves (ojo con la aclaración). Se trata de afectación que no está relacionada con una lesión visible.

Existen varios tipos de amaurosis:

– la amaurosis fugax: donde se produce una pérdida de visión en un ojo debido a la falta de riego sanguíneo a la retina. Es por tanto una afección reticular (recordad que la retina es donde se reflejan las imágenes que nos han de llegar al cerebro). Las arterias carótidas riegan parte del cerebro y si se produce un accidente vascular, puede darse esta ceguera fugax que con el tratamiento adecuado puede resolverse.

– la amaurosis congénita de Leber. Como os podéis imaginar ésta viene de serie, es decir, es una enfermedad genética de la retina. Así como otras afecciones, aún siendo genéticas, tardan en manifestarse, la amaurosis congénita de Leber lo hace pronto. Con todo lo que ello conlleva.

Amaurosis Retiniana Congénita de Leber

También conocida como:

Ausencia Congénita de los Conos y de los Bastones
Displasia Tapetoretiniana Congénita de Leber
Retinitis Pigmentosa Congénita de Leber

Descripción:

La Amaurosis Retiniana Congénita (presente en el nacimiento) de Leber es una enfermedad ocular genética rara, que pertenece al grupo de las distrofias (alteración del volumen y peso de un órgano) retinianas.

Los niños afectados tienen por lo general una ceguera desde su nacimiento, por ausencia de los conos (fotorreceptores de la retina, la capa más interna del ojo, que nos permiten la visión diurna y de los colores) y los bastones (fotorreceptores de la retina, la capa más interna del ojo, que nos permiten la visión nocturna o en lugares poco iluminados), o pierden la vista en los primeros meses o años de la vida.

Hoy en día se entiende bajo el nombre de Amaurosis Retiniana de Leber al grupo de distrofias retinianas de causa genética que producen una ceguera congénita de causa retiniana.
Clínicamente se caracteriza por pérdida visual, que varía desde pacientes con problemas relativamente ligeros de agudeza visual hasta la ausencia de percepción de la luz, aunque en la mayoría de los casos, la pérdida visual es permanente.

Otros síntomas pueden incluir estrabismo (desviación de uno de los ojos de su dirección normal, por lo que los ejes visuales no pueden dirigirse en un mismo tiempo al mismo punto), nistagmus (espasmos de los músculos del ojo que produce movimientos oculares rápidos e involuntarios), respuesta pupilar débil o lenta y en ocasiones paradójica, fotofobia (sensibilidad anormal a la luz), catarata (opacidad del cristalino) y queratocono (alteración de la curvatura de la córnea).

Además, algunos niños pueden tener pérdida de audición, retraso psicomotor (retraso en la adquisición de las habilidades que requieren la coordinación de la actividad muscular y mental) y retraso mental, así como hipoplasia (desarrollo incompleto o defectuoso) de la línea mediofacial.
El diagnóstico diferencial debe realizarse con la retinitis pigmentaria, ceguera cortical, ceguera nocturna congénita estacionaria, síndrome de retina jaspeada, acromatopsia. Síndrome de Joubert, Síndrome de Alstrom y Síndrome de Loken Senior.

El diagnóstico de sospecha es clínica y se confirma mediante el electroretinograma (curva obtenida por la electroretinografía, que es el registro gráfico de las corrientes eléctricas producidas por la retina bajo influencia de estímulos luminosos) que es plano o las ondas son muy leves; el fondo de ojo es normal.

No existe tratamiento curativo para la enfermedad. Los tratamientos van encaminados al uso de ayudas ópticas lo más precozmente posible tales como filtros especiales para aumentar los contrastes, distintos tipos de telescopios para visión lejana y lupas de magnificación para visión cercana.

Se hereda como un rasgo genético autosómico recesivo. La Amaurosis Retiniana Congénita presenta una gran heterogeneidad genética, que se sospecha desde que Waardemburg describió los primeros casos familiares; y se han identificado, hasta la fecha, al menos cuatro genotipos (constitución o carga genética de un individuo) diferentes asociados con esta enfermedad, localizados en los cromosomas 1 (1q31-q32.1), 6 (6q11-q16), 19 (19q13.3), 17 (17p13.1) y 14 (14q24, 14q11), pero estos en su conjunto, sólo explican la mitad de los casos de Amaurosis Retiniana Congénita.

Autores y fecha de última revisión: Drs. M. Izquierdo, A. Avellaneda; Diciembre-2003
Fuente: IIER/p

vía www.enfermedades-raras.org

 

Conos y bastones son muy importantes: los primeros se encargan de la visión en color y los batones de la visión en blanco y negro. Aquí podéis obtener más información. También en esta otra entrada del blog.

Todo esto es para que cuando veáis estos dos vídeos podáis ver las características de esta afección de la visión.

 

 

¿Qué os parece? ¿Conocéis algún caso similar? ?Tenéis experiencias similares? Me gustaría contar con vuestras opiniones.

Gracias por la visita!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s